miércoles, 14 de enero de 2015

Transformar la sociedad en humanidad

Hoy os quiero hablar de la Fundación Vicente Ferrer y uno de sus esloganes: Transformar la sociedad en humanidad. Pero empecemos por el principio, empecemos por la persona que lo dejo todo para ayudar a los más necesitados, empecemos por Vicente Ferrer.



VICENTE Y ANNA FERRER:

Vicente Ferrer (Barcelona, 9 de abril de 1920 - Anantapur, 19 de junio de 2009). Llegó por primera vez a la India en 1952, a Mumbai, para completar su formación como jesuita. Ese fue su primer contacto con India y el que marcó el camino que tenia que seguir para ayudar a una población tan sumamente pobre y necesitada. Finalmente que ante la gran cantidad de miseria que le rodeaba decidió que tenia que dejar de lado los ejercicios religiosos y trabajar en construir un mundo mejor basándose en la acción buena. Desde el primer momento su labor despertó simpatías entre los campesinos indios, pero no entre las clases dirigentes, económicas y políticas, que veían su labor como una amenaza. El 27 de abril de 1968 consiguieron una orden para expulsarle del país lo que provocó una movilización de más de 30.000 campesinos que secundados por intelectuales y parte de la élite política y religiosa india, realizaron una marcha de 250 km, desde Manmad hasta Mumbai, para protestar por la orden de expulsión. La entonces primera ministra de la India, Indira Gandhi, medió en el conflicto y redactó un telegrama que puso fin a la tensión y significó también un reconocimiento a la labor del misionero: "El padre Vicente Ferrer marchará al extranjero para unas cortas vacaciones y será bien recibido otra vez en la India". Tres meses después, gracias al apoyo de Indira Gandhi, consiguió el visado de nuevo y se instaló en Anantapur (Andhra Pradesh), una de las zonas más áridas y pobres de la India. En 1970 abandonó la Compañía de Jesús y unos meses más tarde se casó con la periodista inglesa Anne Perry. Juntos fundaron la organización Rural Development Trust (RDT, Fondo de Desarrollo Rural). Desde 1969 cuenta con su propia fundación, la Fundación Vicente Ferrer, a través de la cual organiza toda su actividad, centrada en los intocables y en las aldeas tribales del distrito indio de Anantapur, a la que dedicó más de 40 años de su vida.

© Quim Botey/FVF

Después del fallecimiento de Vicente en 2009 la presidencia de la fundación cae en manos de su mujer, Anna Ferrer (antes de casarse Anna Perry) que continua con la labor que ha estado realizando mano a mano con su marido desde que llegaron juntos a Anantapur en 1968.

© Ramón Serrano/FVF

Información sacada de Fundación Vicente Ferrer y Wikipedia



LA FUNDACIÓN:

La Fundación Vicente Ferrer es una ONGD (Organización No Gubernamental de ayuda al Desarrollo) comprometida con el desarrollo de una de las zonas más pobres y áridas de la India, Anantapur, del estado de Andhar Pradesh. Trabaja sobre todo con las castas más desfavorecidas de la India: dálits, grupos tribales y backward castes.

La Fundación Vicente Ferrer se crea en la India en 1969 con el objetivo de buscar soluciones a los graves problemas a los que se enfrentaba la comunidad rural de Anantapur. Desde entonces, funciona como un organismo de fuerte implantación social, respetuoso con el entorno y promotor de la transformación que se está produciendo en la región. Un equipo de casi 2.400 personas (de las cuales el 99% son naturales de Anantapur) ejecuta el programa de desarrollo que la organización lleva a cabo (el más innovador en la historia de la India) y que cubre 3.093 pueblos y beneficia a casi tres millones de personas.

La Fundación Vicente Ferrer abre su primera oficina en España en 1996 para garantizar unos ingresos estables y dar continuidad a los proyectos en India. En España, la Fundación desarrolla una labor de sensibilización y concienciación sobre la necesidad de continuar transformando Andhra Pradesh. En la actualidad, la ONG de desarrollo tiene su sede central en Barcelona y siete delegaciones repartidas por todo el territorio español.

Información sacada de: Fundación Vicente Ferrer

La Fundación tiene múltiples reconocimientos, así como Vicente y Anna. Aquí podéis encontrarlos todos.


COMO COLABORAR:

Hay múltiples formas de colaborar con la Fundación Vicente Ferrer. Aquí te dejo una explicación de cada una de ellas.

1. Apadrinando un niñ@: Puedes apadrinar un niñ@ de la India, del estado de Andhra Pradesh por solo 18€/mes y le estarás dando tanto a él o ella, a su familia y a su comunidad la posibilidad de tener un futuro digno. El dinero no se destina solo al niño apadrinado, se destina a toda su comunidad ya que es necesario que la comunidad mejore para que los niños puedan salir adelante. Como padrino recibes 1 foto con la información de tu niñ@ apadrinado en el momento del apadrinamiento, 2 cartas al año de tu niñ@ apadrinado y una felicitación para Navidad. Además también recibirás información sobre los avances de los proyectos en India y las actividades organizadas por la Fundación en España.

2. Socio Colaborador: Puedes ser socio colaborador desde la cantidad que desees y la periodicidad que quieras. Puedes optar por ayudar al fondo general de la fundación y tu dinero irá destinado al sector que más se necesite, o bien destinar tu aportación a una área en concreto: educación, sanidad, mujer, ecología, discapacitados o vivienda.

3. De Mujer a Mujer: El programa De Mujer a Mujer lo que pretende es conseguir el empoderamiento de las mujeres más desfavorecidas de la India. A través del programa 'De Mujer a Mujer' las colaboradoras pasan a formar parte de la Sociedad Cooperactiva, participando directamente en el desarrollo de cada una de las mujeres de la India rural. La contribución es de 9 euros mensuales, parte de los cuales se destina a abrir una cuenta bancaria a nombre de cada mujer. Esta cuenta a plazo fijo va generando unos intereses y, al cabo de los siete años que dura el programa, las socias indias se convierten en las propietarias de ese pequeño capital. Ellas son quiénes deciden cómo y para qué emplear esos ahorros, con el acompañamiento y asesoramiento continuo de la Fundación, que las anima a que los inviertan en pequeños emprendimientos y negocios y a que sigan ahorrando un poco de dinero como un seguro ante imprevistos o para utilizar durante la vejez. Las mujeres de estos sanghams han sido capaces de autogestionar minibancos y el Fondo para el Desarrollo de la Mujer, un préstamo al 0% de interés que la FVF concede para que puedan desarrollar pequeñas actividades que les permitan generar ingresos. Cada socia recibe una foto y cartas del grupo con el que colabora, a través de las cuales conocerá de cerca los problemas que afrontan estas mujeres día a día, sus inquietudes, y será partícipe de sus avances.

4. Financiando un Proyecto: puedes colaborar financiando un proyecto concreto como puede ser la construcción de una vivienda, una escuela...

5. Haciendo un Donativo: si no puedes donar periódicamente también tienes la posibilidad de realizar un donativo de la cantidad que tu desees.

6. Dejando una herencia o un legado: también puedes dejar en tu testamento una herencia o legado a favor de la Fundación

Aquí puedes acceder a toda la información y si te animas COLABORA.


ESPERIENCIA PERSONAL:

Desde hace 12 años colaboro con la Fundación apadrinando a una niña. A los 18 años decidí hacerme un autoregalo y apadriné a mi primera niña.

Se llama Yashoda, tenía 9 años y vivía en una aldea de Anantapur con sus padres y sus 2 hermanos. Su padre es sastre y su madre ama de casa y trabajaba en el campo cuando podía. Actualmente tiene 20 años, está casada y tiene una niña de 1 año.

Actualmente estoy apadrinando otra niña desde hace 2 años, Mankalama, de 12 años, que vive con sus padres y su hermano. Ella es de Kurnool, otro estado de Andhra Pradesh en el que la fundación lleva unos 5 años trabajando ya que decidió expandir su ayuda a otros estados además de Anantapur.

En Septiembre de 2012 tuve la oportunidad de comprobar por mi misma el trabajo realizado por la Fundación en India, después de un viaje de varios días por la India que culminó en Anantapur.

Allí pude conocer de primera mano el trabajo realizado por la fundación. 

Nos llevaron a plantaciones y nos enseñaron el sistema de riego por goteo que estaban implantando en  muchas plantaciones ya que debido a la gran sequía que azota a la zona el agua es un bien muy preciado. 

También nos enseñaron un proyecto de Mujer a Mujer y de como las mujeres gracias a los ahorros conseguidos había comprado 9 búfalas con las que conseguía leche para la familia y el resto lo vendían para conseguir unos ahorros. Gracia a eso se habían ganado el respeto de los hombre de la comunidad. 


No mostraron también el proyecto de nutrición que llevan a cabo en las escuelas de las aldeas
Este programa es para niños menores de cuatro años, madres gestantes y lactantes, huérfanos, ancianos y enfermos crónicos. Se les proporciona un suplemento alimenticio a base de huevos y una bebida de cereal (ragi) y azúcar de caña, que les aporta proteína, calcio y hierro.


Nos llevaron a visitar el Hospital pediatrico de Bathalapalli en Anantapur que gestiona la Fundación Vicente Ferrer. El Hospital Pediátrico de Bathalapalli está destinado a pacientes de menos de 15 años de edad y en especial a neonatos, es el centro más especializado de Anantapur en la materia. El hospital se inauguró el 15 de agosto de 2010 y cuenta con un total de 82 camas. Gracias a la creación de este hospital anexo, el Hospital General de Bathalapalli ha podido aumentar en un tercio el número de ingresos de pediatría. Sus servicios se dividen en tres grandes departamentos según la gravedad de los casos: el de consultas externas, el de ingresos y el de pacientes graves o UCI. Finalmente, dentro de este hospital existe un departamento dedicado exclusivamente a la vacunación, en el que se ofrecen completos programas para la prevención de la Hepatitis B, el sarampión, la tuberculosis, la poliomielitis, la difteria, el tétanos, las paperas y la rubéola. Además, la unidad de neonatología está especializada en controlar los casos de bebés con bajo peso al nacer, enfermedades diarreicas e infecciones respiratorias agudas.


Visitamos centros construidos para los niños con discapacidad: Centro para niños con Parálisis Cerebral, Escuela Secundaria para niños con Discapacidad Auditiva y la Escuela de Secundaria de Educación Inclusiva (niños con y sin discapacidad)

Fuimos a ver el parque donde está la tumba de Vicente Ferrer, un bonito parque, con rocas en las que están grabadas frases dichas por él en español, catalan, ingles e telegu (dialecto de Anantapur).


También vimos un centro de estampación de telas y otro de artesanía donde trabajan mujeres con discapacidad y que después son productos que se venden en las tiendas de colaboración activa de España y ahora también en Anantapur.

Y por supuesto tuve la oportunidad de conocer a mis 2 niñas apadrinadas. La anterior y la actual.

A la primera que conocí fue a Mankalama que como vivía lejos y tenía que ir a ver también a la otra niña, me la acercaron a una zona de la fundación. Vino acompañada de su padre que no dejaba de darme las gracias por todo lo que hacía por su hija (18€/mes, eso es lo que hago, pero para ellos es mucho). Ella estaba muy tímida y con miedo, los niños son niños en todos los países y le había dicho que venía para llevármela a España, pero al final cuando nos despedimos me dio hasta un beso y me preguntó que cuando volvería a verla. Gracias a la traductora que me acompaño pudimos hablar un rato y me contó que lo que menos le gustaba era el inglés (ya somos dos) y lo que más ciencias por ejemplo. Él que más hablo fue su padre, y casi siempre para darme las gracias. Yo llevaba regalos tanto para la niña como para sus hermanos y sus padres pero ellos, que no tienen casi nada, aun y así me trajeron 3 manzanas, 1 galletas y por supuesto la típica guirnalda de flores de la India. Con eso te das cuenta de que quien menos tiene es quien más da.

Después de conocer a Mankalama fui a conocer a Yasodha que con ya 19 años se había casado (después de terminar sus 10 años de estudio, lo que vendría a ser los 6 cursos de primera y los 4 de ESO de España) y justo el día anterior había tenido a su primera hija. Allí conocí a Yasodha, a su marido (joven y guapo, cosa rara porque muchas veces los enlaces ya están arreglados y muchos maridos son mayores que las chicas), el hermano pequeño de Yashoda y a sus padres. Lo que más me impacto es que aunque la niña tenía hambre y quería comer, la madre de Yasodha estaba empeñada en que yo cogiera a la niña. Tanto Yasodha como su madre me dieron las gracias por lo que había hecho por la familia. Yasodha me contó que trabajaba en una tienda de ropa de Bangalore, pero que ahora estaba en su pueblo otra vez por su niña. Estuve poco rato con ellos ya que la niña tenía que comer y no quería molestar pero fue un rato muy agradable.

Al llegar a la fundación me había dado un resumen de las familias de mis niñas apadrinadas y me dí cuenta de una cosa. Yasodha era de un pueblo de Anantapur donde la fundación llevaba muchos años trabajando y tanto ella como su hermano mayor estudiaron hasta que terminaron los los 10 años obligatorios, y su hermano pequeño con 16 años seguía estudiando. En cambio Mankalama que es de Kurnool donde la fundación lleva poco tiempo trabajando estudiaba, pero su hermano de 13 años no y su hermana de 16 tampoco y además estaba casada. En principio en la India está prohibido casarse antes de los 18 años pero la ley como muchas otras no se cumple, y aunque Yasodha se casó a los 18 cuando termino los estudios la hermana de Mankalama a los 16 ya esta casada. Eso te hace ver que el trabajo que realiza la fundación aunque lento va calando en las mentalidades de la población y espero que cuando Mankalama crezca un poco no le pase como a su hermana y pueda acabar sus estudios antes de casarse.


Resumiendo puedo decir que seguiré colaborando muchos años más con la fundación porque he podido comprobar que efectivamente el dinero llega a su destino y se han hecho y se están haciendo grandes cosas. India es un país muy pobre, pero desde luego la Fundación esta haciendo un gran trabajo, casi hay más pobreza en las grandes ciudades que en las aldeas donde trabaja la Fundación. Es decir la Fundación está consiguiendo lo que quería Vincete " Transformar la sociedad en humanidad", que la gente se ayude unos a otros y así hacer que la sociedad sea más humanda. Y si puedo de aquí unos años me gustaría volver otra vez y ver los avances de la Fundación después de unos años más.


Y ahora ya si que he terminado. Si queréis más información o os animáis a colaborar, no dejéis de visitar la web de la Fundación: http://www.fundacionvicenteferrer.org/es/

1 comentario:

  1. Un replanteamiento total de nuestra sociedad y forma de vida: http://www.howworldcan.be

    ResponderEliminar